y el tibetano

y el tibetano

15/8/15

EL PLANO ETÉRICO EXPLICADO POR ALICE BAILEY



Alice Bailey describe al plano energético (al que llama “plano etérico”) como la parte sutil del plano físico, la cual está compuesta según ella por:

   -  el sub-plano atómico o primer éter,
   -  el sub-plano subatómico o segundo éter,
   -  el sub-plano superetérico o tercer éter, y
   -  el sub-plano etérico o cuarto éter.

Como lo muestra el siguiente gráfico que fue publicado en su libro: "Tratado sobre el Fuego Cósmico" (1925):



(Este diagrama se encuentra en las páginas 117 y 961, y el nombre de los sub-planos los menciona en la página 118.)


¡PERO EL DETALLE ES QUE ESA DESCRIPCIÓN ES FALSA!


Ya que la Teosofía original explica que el plano energético (al que denomina el “plano pranico”) NO está dentro del plano físico, sino que es un plano completo que forma parte de los siete planos de existencia en donde interactúan los humanos.



¿Por qué entonces Alice Bailey dio esa descripción errónea?

Y la respuesta es porque ese error se lo copió a Leadbeater quien con la ayuda de Annie Besant elaboraron una versión alterada y errónea de los planos de existencia.

Para comenzar, el término de “plano etérico” no existe en la enseñanza original que transmitieron los Maestros. Fue Leadbeater quien lo acuñó para describir a cuatro supuestos estados de la materia que él decía haber observado durante sus investigaciones clarividentes.

Esto lo hizo en su libro “Química oculta” en donde al final del libro hay un pasaje en donde Leadbeater describe cuatro estados pre-normales de cuatro elementos (el carbón, el hidrógeno, el nitrógeno y el oxigeno) y a estos estados preexistentes de la materia, Leadbeater los denominó “etéricos”.

(Esto se encuentra en la tabla opuesta a la página 7 y en el apéndice situado después de la página 109 de la edición revisada y publicada en 1919.)

Sin embargo el propio Leadbeater remarcó más adelante en su libro que él utilizó quizás de una manera imprudente ese término porque en su época (o sea a principios del siglo pasado), la palabra éter era comúnmente utilizada para designar a una substancia universal que algunos científicos postulaban que se encontraba en todas partes y a través de la cual ellos pensaban que se transmitían las vibraciones electromagnéticas (como el calor, la luz, la electricidad, etc.) a través del aparente vacío del universo.

Pero no obstante lo anterior, el término “plano etérico”  fue finalmente adoptado por Leadbeater y desde entonces su uso se hizo frecuente en la literatura neo-teosófica que elaboró y que posteriormente diversas pseudo-enseñanzas esotéricas adoptaron sin darse cuenta de sus falsedades.


Ahora bien, es importante señalar que efectivamente la Teosofía original afirma que existen siete estados de la materia en el plano físico. Y a continuación les presento la manera como ella los designa esos estados. Pero debido a que en la actualidad en occidente sólo se conocen cinco de ellos, también les pongo la correspondencia que tienen esos estados con los elementos de la naturaleza y también la correspondencia que tienen esos estados con la antigua enseñanza hindú.

ESTADOS
DE LA MATERIA
ELEMENTOS A LOS QUE SE ASOCIA
EN SANSKITO (TATTVAS)
Aún desconocido
en occidente
materia primordial
o suprema (aether)
adi
Aún desconocido
en occidente
materia “sin padres” auto-existente
anupadaka o
aupapaduka
etéreo
ether
akasha o alaya
incandescencia
fuego
taijasa o tejas
gaseoso
aire
vayu
liquido
agua
apas
sólido
tierra
prithivi

(Esto lo encuentran en las Instrucciones III que dio Blavatsky a la Escuela Esotérica y que posteriormente fueron publicadas en los Collected Writtings, vol. XII, pg. 614)


Sobre estos elementos que componen al plano físico Blavatsky señala que:

« La Ciencia Oculta reconoce siete elementos, cuatro completamente físicos [tierra, agua, aire, fuego] y el quinto [el ether] que es semi-material y que se hará visible en el aire hacia el final de nuestra cuarta ronda, para reinar soberanamente sobre los otros elementos durante el total de la quinta ronda.

Los dos restantes [la materia auto-existente y la materia primordial] están todavía más allá del alcance de la percepción humana. Sin embargo, estos aparecerán posteriormente como presentimientos durante la sexta y séptima razas raíces de esta cuarta ronda, y llegarán a ser conocidos en la sexta y séptima rondas respectivamente. »
(La Doctrina Secreta, volumen I, p12)


Hay que notar que sobre ese quinto elemento (el ether) ella también señala que su característica es la permeabilidad y que a medida que ese elemento se manifieste:
  • los humanos desarrollarán un sexto sentido que les permitirá ver a través de la materia.
  • y también los objetos serán capaces de pasar a través de otros objetos (muros, cofres, etc.). (DS I, p.258)

Por lo tanto el Ether (como 5º estado de la materia física) no debe de ser confundido con el éter químico y tampoco con el uso que se le daba a la palabra éter en la ciencia del siglo XIX, ya que en la Teosofía original, el estado etéreo es un estado que se va a ir manifestando de manera general en un futuro todavía muy lejano y el cual permitirá pasar y ver a través de la materia física.

Y es que deben de saber que a medida que más vayan evolucionando los diferentes reinos que habitan en la Tierra (el reino humano, el reino animal, el reino vegetal, etc.). Más la materia que compone al planeta se va a ir sublimando, haciendo con ello que cada vez surjan más los elementos superiores que actualmente todavía se desconocen.

Primero va a surgir el ether que es una substancia semi-material y que en la actualidad sólo la conocen ciertos grupos ocultistas. Posteriormente va a surgir esa substancia “auto-existente” que en la actualidad se desconoce. Y finalmente va a aparecer lo que Blavatsky llama “la substancia primordial” que es la forma más elevada que pueda tener la materia física.

Entonces como pueden ver, la evolución en la Tierra no solo se da con los seres vivos que habitan en ella, sino también con los elementos que componen al planeta.

_  _  _

Vemos por lo tanto que los estados sutiles del plano físico NO tienen nada que ver con la energía de vitalidad que mantiene la vida en el mundo físico. Y la razón de eso es porque la energía que mantiene la vida, se desenvuelve en su propio plano de existencia (al cual se le llama “el plano energético” o “el plano de vitalidad”, o si prefieren usar las palabras sanskritas entonces lo llaman “el plano pranico”).

Y también es en ese plano superior al plano físico en donde se desenvuelve el cuerpo energético y NO en el plano físico como lo pretende Leadbeater.




Además el investigador Geoffrey A. Farthing en su libro El doble etérico. Efectos trascendentes de un supuesto falso demuestra que la “materia etérica” que Leadbeater describe haber visto NO existe en la naturaleza y que en realidad Leadbeater la creó de manera artificial por medio de su pensamiento.

Y es por eso que hay que ser muy precavido con lo que uno observa de manera clarividente, porque puedes percibir lo que tú quieras ver (y es por esa razón que sólo los Adeptos más avanzados pueden tener certeza de lo que observan por medio de su tercer ojo).

Sin embargo Leadbeater en su arrogancia decidió que su clarividencia tenía que ser correcta y por consiguiente decretó que el plano energético tenía que corresponder a “las substancias etéricas” que él había percibido en el plano físico, sin importarle ir en contra de lo que dice la genuina enseñanza esotérica y la antigua sabiduría india.

Y aunque Besant le exclamaba a todo el mundo que Leadbeater era un gran clarividente, los hechos demuestran que en realidad fue pésimo, ya que su libro “Química Oculta” está tan plagado de tantos errores que la ciencia ha ido revelando a medida que se han ido efectuando nuevos descubrimientos en la física cuántica, que hace dudar mucho que Leadbeater y Besant tuvieran realmente facultades de clarividencia.

Se los pongo así de simple:
  • Todas las explicaciones que dieron sobre las estructuras atómicas de los elementos resultaron ser falsas.
  • La imagen que dieron de la estructura del átomo también resultó ser falsa.
  • También pretendieron haber encontrado “el átomo fundamental indivisible” lo cual también resultó ser falso.

Dicen tantas falsedades que la propia casa editorial de la Sociedad Adyar descontinuó la publicación de ese libro después de 1951 para tratar de no exponer más al ridículo a sus autores.

Y desgraciadamente Alice Bailey no teniendo conocimientos científicos (y por lo visto tampoco verdaderos conocimientos esotéricos) se dejó completamente timar por esas falsedades. Y a las pruebas me remito, ya que Leadbeater en su libro “Un libro de texto de Teosofía” (1912) al inicio del capítulo 5 escribió:

« La señora Besant, presidente de la Sociedad Teosófica, ha resuelto tomar nuevos nombres para denominar los planos. Por lo que en el futuro se usará esta nueva nomenclatura que substituirá a los antiguos nombres que fueron dados en el volumen II de mi libro “La Vida Interna”.

A continuación se presenta una tabla como referencia. »


 NOMBRES NUEVOS
 NOMBRES VIEJOS
1
 Mundo Divino
 Plano Adi
2
 Mundo Monádico
 Plano Aupapaduka
3
 Mundo Espiritual
 Plano Atmico o Nirvánico
4
 Mundo Intuicional
 Plano Buddhico
5
 Mundo Mental
 Plano Mental
6
 Mundo Emocional o Astral
 Plano Astral
7
 Mundo Físico
 Plano Físico

Y si se fijan, son exactamente los mismos nombres y la misma estructura que Alice Bailey utilizó para su diagrama.




Incluso hasta los nombres que Alice Bailey le puso a los “sub-planos etéricos” se los copió a la neo-teosofía, ya que estos nombres fueron previamente mencionados en la publicación “Theosophy” de mayo de 1922, en donde F. T. Pierce inventó la siguiente tabla para supuestamente describir las propiedades de esos cuatro grados de la “materia etérica”:


Química oculta
Física
Ejemplo
E1
Atómico
Electrónico
Electrón
E2
Subatómico
Núcleo positivo
Partícula Alpha
E3
Superetérico
Núcleo neutralizado
Nascente N.
E4
Etérico
Atómico
Neutrón
Atómico H

Gaseoso
Gas molecular, etc.
H2, N2 o compuestos
gaseosos

Y vemos que son exactamente los mismos nombres que Alice Bailey emplea en su libro

Así es que por favor no me vengan con la chorrada de que el maestro Djwal Khul le dictó telepáticamente ese libro a Alice Bailey.






OBSERVACIÓN SOBRE LOS CUATRO ELEMENTOS CONOCIDOS DE LA NATURALEZA



Aprovecho el tema para explicarles porque aunque estoy convencidísimo que Alice Bailey NO fue una mensajera de los Maestros (y arriba ya se los demostré), tampoco confío en ella como investigadora esotérica.

Alice Bailey también habla de los elementos del plano físico en su “Tratado del Fuego Cósmico”, sobre los cuales escribe:

« Los elementos son los progenitores de los sentidos. »

Y pone la siguiente tabla:

a.
Éter
oído
sonido
Plano átmico
b.
Aire
tacto
sonido, tacto
Plano búdico
c.
Fuego
vista
sonido, tacto, vista
Plano mental
d.
Agua
gusto
sonido, tacto, vista, gusto
Plano astral
e.
Tierra
olfato
sonido, tacto, vista, gusto, olfato
Plano físico

Y cita a La Doctrina Secreta para darle más respaldo a su afirmación.

(Esto se encuentra en las notas ubicadas en la primera parte, Sección E, al principio de la sub-sección 4 titulada “Los centros y los sentidos normales y supranormales”,  pg. 185-186)


Pero resulta que si bien, efectivamente en La Doctrina Secreta está escrito que:

« El siguiente orden en líneas paralelas se puede encontrar en la evolución de los elementos y los sentidos. Y como se puede ver, cada elemento añade sus propias características a las de su predecesor:

1.
Éter
audición
sonido
2.
Aire
tacto
sonido y toque
3.
Fuego
vista
sonido, toque y color
4.
Agua
gusto
sonido, toque, color y sabor
5.
Tierra
olfato
sonido, toque, color, sabor y olor

» (Volumen II, pg. 107 de la edición original)

Hay que apuntalar que no corresponde exactamente con lo que escribió Alice Bailey, pero eso no es lo grave. Lo grave son los dos grandes errores que constato que Alice Bailey comete en su investigación:


PRIMERO.  No analiza lo que los demás afirman, porque si lo hiciera entonces se habría dado cuenta que hay una gran discrepancia entre lo que enseña la Teosofía original y lo que enseña la Neo-teosofía, ya que en la estructura de Leadbeater y Besant NO aparece el elemento fuego. Y esto se debe porque para poder incorporar sus falsas clarividencias, ellos tuvieron que eliminar el estado de incandescencia para que cupieran en el plano físico sus cuatro “estados etéricos”. Pero hacer eso es una aberración porque obviamente el fuego es un elemento de la materia que percibimos en el plano físico.

Y además el fuego es un elemento que forma parte de las tradiciones antiguas como lo son la astrología y la alquimia. Las cuales si bien han sido muy alteradas con el tiempo. Todo esoterista serio sabe que esas antiguas disciplinas contienen grandes verdades ocultas, nada más que estas se encuentran veladas detrás de símbolos y parábolas.

Así es que primer tache como investigadora para Alice Bailey.


Y SEGUNDO.  Si ella reflexionara más lo que leyó, se percataría que el fuego y el aire están invertidos. Probablemente esto se deba por un error de edición cuando se publicó el libro. Y esto me lo confirma la propia Blavatsky, ya que en sus instrucciones Nº IV para la Escuela Esotérica pone la siguiente tabla:

ELEMENTO
CORRESPONDEN CON EL SENTIDO DE
Akala *
En proceso de desarrollo
Flama divina *
En proceso de desarrollo
Ether
La audición
Fuego
El tacto
Aire
La vista
Agua
El gusto
Tierra
El olfato

* son otras formas de mencionar a la materia auto-existente y a la materia primordial.

(Esto se encuentra en los Colected Writtings, vol. XII, pg. 660)


Además tiene más lógica que el aire se asocie con la vista y el fuego con el tacto (ya que percibes el calor mejor con la piel que con los ojos). Como también tiene más lógica que en el proceso de sublimación de la materia, el aire se encuentre por abajo del fuego (ya que a medida que aumenta la temperatura, la materia primero se vuelve gaseosa antes de encenderse). Así es que segundo tache para Alice Bailey. Y cuando me preguntan porque desconfió de ella como investigadora. Pues allí están las razones:

 - porque no analizó, ni cuestionó, ni reflexionó. Sólo se limitó a copiar a los demás para elaborar su propia versión de la enseñanza. Y pues eso no es una investigación.