y el tibetano

y el tibetano

10/2/17

ALICE BAILEY Y LAS CARTAS MAHATMA



Las Cartas Mahatma” es un libro que recopila las cartas que recibió el señor Sinnett y el señor Hume por parte de los Maestros Kuthumi y Morya.




Y en el mundo teosófico es uno de los libros más importantes, ya que en su contenido se encuentra la enseñanza dada directamente por los Maestros Trans-Himáláyicos, y en lo personal es un libro que marcó mi vida debido a que me permitió comprender el esoterismo con más claridad.

Me explico:

Cuando era joven me interesé por la Teosofía, pero rápidamente descubrí que había dos versiones muy distintas y cuando les pregunté a los dirigentes de la Sociedad Teosófica a la que asistía:

¿A qué se debía eso?

Ellos me respondieron que se debía porque la mensajera original (Helena Blavatsky) había cometido muchos errores y por consiguiente discípulos posteriores de los Maestros (Charles Leadbeater y Annie Besant) habían tenido que corregir esos errores.

Al principio me mantenía algo escéptico con esa explicación, pero cuando posteriormente descubrí las enseñanzas de Alice Bailey y sus instructores me dijeron que Leadbeater y Besant se habían corrompido y que por consiguiente los Maestros tuvieron que mandar a una nueva mensajera para terminar de transmitir la enseñanza.

Cuando observé que las estructuras que daba Alice Bailey eran similares a las que habían enseñado Leadbeater y Annie Besant, llegué a la conclusión de que entonces sí debía de ser cierto lo que me habían estado diciendo (de que Blavatsky se había equivocado). Y es ahí cuando decidí olvidarme por completo de Blavatsky y concentrarme en lo que se le conoce como la Neo-Teosofía.

Pero a los pocos años descubrí la existencia de “Las Cartas Mahatma” y muy emocionado por poder tener acceso a la enseñanza oculta dada desde una de sus fuentes más elevadas, me puse a buscar ese libro. El cual por cierto en esa época era muy difícil de encontrar, ya que solo pude obtenerlo en español haciéndole copias a las copias que alguien me prestó a cambio de una suma de dinero.

Pero tuve una gran frustración al intentar leerlo porque no comprendía nada de lo que los Maestros enseñaban, así es que en mi interior y en mi mente me dije:

“mejor me quedo con las explicaciones más sencillas dadas por los instructores más modernos.”



O sea Leadbeater, Besant y Bailey



Pasaron veinte años antes de que llegara a mis manos un libro que se titulaba: “H.P. Blavatsky - Alumnos: Amigos y Enemigos” en donde fue un gran choque leerlo porque ahí se detallaban todas las fechorías que habían cometido Leadbeater y Annie Besant contra el Movimiento Teosófico.

Lleno de estupor y queriendo averiguar la verdad, me puse a investigar y cada vez los hechos me demostraban más que lo que afirmaba ese libro era cierto.

Pero queriendo tener mayor certeza, volví a interesarme en el libro “Las Cartas Mahatma” pero esta vez con calma y sin importar que tuviera que releer veinte veces algunas cartas para poderlas comprender.  Y cual no fue mi sorpresa al descubrir que la enseñanza que se encontraba en esas cartas era no solo idéntica a la que había enseñado Blavatsky, sino también a la que había enseñado Williams Judge.

  •  Y ahí ya no tuve más dudas que quienes habían deformado la enseñanza habían sido Leadbeater y Besant, y NO Blavatsky como me lo habían hecho creer al inicio de mi búsqueda.
  •  Y Alice Bailey ignorando este asunto, le había copiado las falsedades que habían inventado Leadbeater y Besant demostrando con ello también su superchería.


Y es por eso que les digo que “Las Cartas Mahatma” tienen un valor muy importante para mí, porque ese libro me permitió darme cuenta de cuál es la verdadera Teosofía y cuál es solamente una pseudo-teosofía.






¿QUÉ USO LES DIO ALICE BAILEY A LAS CARTAS MAHATMA?



Lo primero que resalta es que casi no las utilizó.

Mientras que “La Doctrina Secreta” la menciona a cada rato. En cambio, en su voluminosa obra de más de 30 libros, Alice Bailey sólo hace seis referencias a “Las Cartas Mahatma” y para colmo, ella hace seguido referencias inadecuadas porque estás se encuentran fuera de la temática.

Y a continuación se los demuestro:


PRIMER EJEMPLO

En su libro “Tratado sobre el Fuego Cósmico” ella escribió:

« Durante el período del primer sistema solar, el tercer aspecto del Logos: Brahma, Mente, Inteligencia, estaba alcanzando su total culminación*»
(Esto se encuentra en la sección E-V-2 titulada: “Los centros y los rayos”, p. 167-188)

Y como nota explicativa pone una porción de la Carta Mahatma Nº12 en donde el Maestro Morya le explica al señor Sinnett el proceso de muerte y renacimiento por el que también pasan los planetas:

¡O sea nada que ver un asunto con el otro!

Y para mostrárselos, a continuación les pongo un extracto de dicha carta:

« Cuando el último ciclo de gestación humana ha sido completado por esa última tierra fecunda, y la humanidad ha alcanzado en masa el estado de Buddhado y ha pasado de la existencia objetiva al misterio del Nirvana. Entonces “suena la hora”: lo visible se hace invisible y lo concreto recobra su estado pre-cíclico de distribución atómica.

Pero los mundos muertos que han quedado atrás del impulso arrollador no continuarán muertos, ya que el movimiento es el orden eterno de las cosas y la afinidad o atracción es su asistente en todos los trabajos. Por consiguiente el estremecimiento de la vida reunirá nuevamente los átomos y estos se agitarán de nuevo cuando llegue la hora. »
(Las Cartas Mahatma, p. 67)




SEGUNDO EJEMPLO

En su libro “Tratado sobre el Fuego Cósmico” ella también escribió:

« El Devachan* es un estado de conciencia que refleja la vida de la personalidad, y es ese estado elevado que llamamos la conciencia nirvánica. »
(Esto se encuentra en la sección D-II-c.b titulada: “La naturaleza de pralaya”, p. 736)

Y como nota explicativa pone una porción de la Carta Mahatma Nº16 en donde el Maestro Kuthumi explica acerca del Devachan.

Pero si Alice Bailey hubiera prestado más atención a lo que ella recopió, ella se habría percatado que el Maestro Kuthumi define al Devachan como “un estado de Maya perpetua”. Lo cual contradice la definición que ella puso del Devachan, porque lo que justamente caracteriza a la conciencia nirvánica es que esta se encuentra liberada de la “Maya” (o sea de la ilusión). Mientras que por el contrario, las almas durante su estancia en el Devachan se encuentran sumergidas en una ilusión que las hace muy felices.

Y esto también el Maestro Kuthumi lo precisó en lo que Alice Bailey recopió !!!!

Y para mostrárselos, a continuación les pongo un extracto de dicha carta:

« El Devachan es un estado por así decirlo, de intenso egoísmo durante el cual un Ego cosecha la recompensa de su altruismo en la Tierra y se halla completamente embelesado dentro de la felicidad de todos sus afectos, preferencias y pensamientos personales que tuvo durante su vida terrenal, recogiendo así el fruto de sus acciones meritorias.

Ningún dolor, ninguna aflicción, ni siquiera una sombra de pena oscurece el luminoso horizonte de su felicidad absoluta, ya que es un estado de “Maya” perpetua... Y dado que la percepción consciente de la propia personalidad en la Tierra es tan solo un sueño desvanecente, esa sensación que los humanos viven en el Devachan también será el de un sueño –sólo que cien veces más intenso. »
(Las Cartas Mahatma, p. 101)

Y es por eso que William Judge explica que los humanos después de morir, siguen sumergidos dentro de la ilusión, y así seguirán estando a lo largo de su evolución hasta que por fin alcancen la iluminación (que es la conciencia nirvánica) y de esta manera puedan liberarse de la Maya (o sea la ilusión) y posteriormente del Samsara (que es el ciclo de las reencarnaciones):

« El Ego está engañado por la ignorancia, y de ahí que encarne y reencarne en diferentes estados, y para cada estado él obtiene un vehículo que acentúa su ignorancia. Y es así que durante su vida en la Tierra él obtiene un vehículo terrestre (que es su cuerpo y su personalidad) el cual es engañoso y ata al Ego tanto como continúe su ignorancia de la Verdad.

Y cuando el humano muere, deja su vehículo terrestre y entra en el otro estado (en el estado devachánico) en donde tiene otro vehículo apropiado para esa esfera y ahí es engañado de nuevo y retenido por la ignorancia, pero en este caso, la mente se encuentra completamente relacionada con los pensamientos puros, nobles y agradables que el humano tuvo durante su estancia en la Tierra.

[Esto es exactamente lo que dijo el Maestro Kuthumi en su carta, y William Judge termina diciendo:]

Y así sigue el humano reencarnando y reencarnando, manteniéndose en la ilusión que él percibe alternadamente en la esfera terrestre (cuando se encuentra en la Tierra) y en la esfera celeste (cuando se encuentra en el Devachan), hasta el día en que la ignorancia es por fin destruida. »
(Ecos del Oriente, Los Escritos de William Judge, vol. II, p. 297)

Y este es un ejemplo más que muestra que Alice Bailey NO sabe lo que dice y que su enseñanza frecuentemente es contraria a lo que enseñan los Maestros y sus verdaderos discípulos.




TERCER EJEMPLO

En su libro “Tratado sobre el Fuego Cósmico” ella también escribió:

« Así como la Luna constituye una fuerza nociva o maléfica, en lo que se refiere a nuestro planeta y ejerce malas “influencias”. Pues bien, del mismo modo todos esos cuerpos en descomposición son igualmente destructivos. Y dichos cuerpos existen dentro del “círculo no se pasa” solar.* »
(Esto se encuentra en la sección D-II-d.b titulada: “La evolución de los pétalos”, p. 837)

Y como nota explicativa pone una porción de la Carta Mahatma Nº23 en donde el Maestro Kuthumi le explica al señor Sinnett que existen planetas que todavía no se han descubierto porque a penas se encuentran en su proceso de formación y por consiguiente no se les puede percibir con un telescopio normal, pero sí se les puede percibir con un telescopio que capte las radiaciones invisibles al ojo humano.

Y para mostrárselos, a continuación les pongo un extracto de dicha carta:

« No todos los planetas intra-Mercuriales, ni tampoco los planetas que se encuentran más allá de la órbita de Neptuno, han sido todavía descubiertos  (aunque se sospecha de su existencia).

Pero nosotros sabemos que ellos existen y también sabemos dónde se encuentran, y también sabemos que existen innumerables planetas “apagados” dicen ellos (mientras que nosotros decimos que están en “obscurecimiento”) –planetas en formación y todavía no luminosos, etc.

Pero cuando el tasímetro de Edison sea ajustado a su máximo grado de sensibilidad y conectado a un gran telescopio, y sea perfeccionado. Entonces será de gran utilidad porque ajustado de esa manera proporcionará la posibilidad de no sólo medir el calor de la más remota de las estrellas visibles, sino también de detectar por sus radiaciones invisibles, a estrellas que de otra manera son indetectables, y por consiguiente a planetas también. »
(Las Cartas Mahatma, p. 169)

Y una vez más Alice Bailey pone una referencia fuera de la temática porque mientras ella está hablando de planetas moribundos, el Maestro Kuthumi está hablando de planetas nacientes.

Y probablemente Alice Bailey puso esa referencia debido a que el Maestro Kuthumi menciona que hay planetas que están en “obscurecimiento”. Pero esto muestra la ignorancia de la señora Bailey en asuntos esotéricos porque el término “obscurecimiento” no significa que el planeta esté en degradación, sino que temporalmente la ola de vida que evoluciona en ese planeta se encuentra fuera de ese mundo.

Y para información del lector, ese término de “planeta en estado de obscurecimiento” fue inventado por el señor Sinnett, pero como no me parece adecuado porque confunde a la gente, yo prefiero decir que “el planeta se encuentra temporalmente descansando en un estado de adormecimiento” hasta que la vida surja en ese mundo.



CONCLUSIÓN

Uno pensaría que “Las Cartas Mahatma” siendo un libro en donde se encuentra la enseñanza teosófica directamente transmitida por los Maestros, Alice Bailey (quien pretendía ser discípula del Maestro Kuthumi) la utilizaría con frecuencia para complementar sus propias explicaciones. Pero vemos que no solamente Alice Bailey las utilizó muy pocas veces, sino que además las utilizó incorrectamente.






¿POR QUÉ ALICE BAILEY UTILIZÓ TAN POCO LAS CARTAS MAHATMA?



1)  Primero porque es un libro difícil de leer, ya que los Maestros utilizan muchas palabras en sánscrito que si no se conoce bien su significado, perturba mucho la comprensión de lo que ellos quieren decir.

2)  Segundo porque le pasó a Alice Bailey lo mismo que a mí, y es que cuando te sumerges en la pseudo-teosofía de Leadbeater y Annie Besant, las explicaciones que da la Teosofía original se vuelven muy difíciles de comprender porque son otras estructuras, otras definiciones y otros conceptos que seguido se oponen como se los demostré más arriba.

3)  Pero además hay una tercera razón que Alice Bailey menciona en su libro “Los Rayos y Las Iniciaciones” y en donde ella escribió:

« El Maestro K.H., en uno de los pocos (muy pocos) párrafos del libro “Las Cartas de los Mahatmas” que son auténticas y no simplemente un trabajo de H.P.B., dio la siguiente indicación. »
(Esto se encuentra en las Observaciones Preliminares, p. 342)

Y ahí vemos que Alice Bailey pensaba que la mayoría de las cartas habían sido escritas por Blavatsky. Y esto muestra que Alice Bailey NO investigó con seriedad y sólo se dejó llevar por las calumnias que hicieron varios de los enemigos de Blavatsky quienes la acusaron de haber escrito esas cartas.

Pero si Alice Bailey hubiera investigado el asunto con más profundidad como yo lo hice (y es que después de haber sido tantas veces engatusado por los embusteros, ahora soy muy desconfiado e investigo muy seriamente una enseñanza antes de aceptarla). Si Alice Bailey hubiera hecho un mínimo de esfuerzo de investigar en vez de solo aceptar lo que ella escuchaba, se habría dado cuenta que las personas que acusaron a Blavatsky de falsificar las cartas, esas personas fueron deshonestas:

1.     Sobre el señor y la señora Coulomb (quienes fueron los primeros en acusar a Blavatsky de falsificar las cartas), se descubrió que ellos habían sido contratados por los misioneros para difamar a Blavatsky y así socavar a la Sociedad Teosófica que les estaba quitando a muchos de sus creyentes orientales.

2.     El señor Richard Hodgson quien fue enviado a la India por la Sociedad para las Investigaciones Psíquicas de Londres (SPR) para estudia ese asunto y que escribió un reporte acusando a Blavatsky de fraudulenta. Posteriormente la propia SPR se detractó admitiendo que el señor Hodson había actuado con mala intención, ignorando y modificando todo lo que pudiera contradecir su acusación.

3.     Y es así que varios investigadores como por ejemplo René Guénon se basaron en lo que dijo el señor Hodson (y también en las mentiras que dijo el escritor ruso Vsevolod Solovyov) para incriminar a Blavatsky sin ni siquiera investigar el asunto más a fondo.


Y para los que quieran más detalles, les resumí la investigación que efectué sobre ese tema en los siguientes artículos:

-        Los enemigos de Blavatsky
-        El reporte Hodgson


Por otra parte, cuando el teósofo Trevor Barker terminó de transcribir las cartas. Para preservarlas, le envió los originales al director de la Biblioteca Británica quien estaba interesado, pero ante la mala fama que se había generado alrededor de Blavatsky, el director le dijo que primero los expertos las iban a examinar, y si resultaban ser falsas entonces no las aceptaría, pero si resultaban ser autenticas, entonces las guardaría.

Y desde entonces ellas se encuentran resguardadas en esa prestigiosa institución y pueden ser consultadas. Y es así como otros investigadores que las han inspeccionado, también han llegado a la conclusión de que las cartas mahatmas fueron escritas por otras personas que no fue Blavatsky.

Y una de las investigaciones más completas fue llevada a cabo por el experto en falsificaciones Vernon Harrison y cuyo análisis en español lo pueden leer aquí.





EN RESUMEN


Alice Bailey desconociendo la verdadera enseñanza teosófica NO supo ni valorar ni comprender “Las Cartas Mahatma”. Y si lo hubiera hecho, tal vez no hubiera escrito tantos errores que puso en sus libros.









No hay comentarios.:

Publicar un comentario