y el tibetano

y el tibetano

11/2/17

14 BUENAS RAZONES PARA RECHAZAR LAS ENSEÑANZAS DE ALICE BAILEY





Este artículo fue escrito por un investigador que inicialmente menciona haber sido un ex-alumno de las enseñanzas de Alice Bailey, pero que posteriormente se dio cuenta que esas enseñanzas no sólo eran altamente cuestionables, sino que también eran muy engañosas tanto en su contenido como en los objetivos e intenciones de las organizaciones que se encuentran detrás de ellas.

Y para demostrarlo, resumió las razones que lo llevaron a esa conclusión.

(Nota: y en morado añadí mis comentarios para hacer más explicativo el texto y el artículo original en inglés lo pueden leer aquí.)




Primera razón por la que hay que desconfiar
de Alice Bailey

A pesar de presentar sus enseñanzas como una “continuación” o incluso una conclusión de lo que escribió Helena Blavatsky, los libros de Alice Bailey en realidad contradicen la obra y las enseñanzas de Blavatsky en casi todos los rublos y en casi todos los temas, y sustituyen la filosofía esotérica oriental que ella aportó, con un cristianismo claramente occidentalizado, el cual se encuentra derivado casi exclusivamente de las obras de Charles Leadbeater y Annie Besant, quienes fueron los creadores de lo que muchos teósofos llaman “la Pseudo-Teosofía” debido a la cantidad de errores y deformaciones que se encuentran en ella.

(Alice Bailey pretendió ser la nueva mensajera de los Maestros de Shambala, pero en realidad ella basó su enseñanza en esa pseudo-teosofía que inventaron Leadbeater y Besant, lo cual demuestra su superchería.)




Segunda razón

Las enseñanzas de Alice Bailey degradan y antropomorfizan el antiguo concepto filosófico de un LOGOS impersonal y convierten al Logos en una entidad repetidamente referida como "Dios" que siente “la necesidad de contactar con la humanidad y de tener relación con los hombres” y que tiene que enviar “intermediarios divinos” y “mediadores” tales como “los representantes de Dios” siendo estos seres “el mecanismo apropiado...a través del cual lo Divino puede alcanzar y comunicarse con los humanos”.

(Y este es un ejemplo de los errores que comete la pseudo-teosofía de Leadbeater y Besant, y que retomó a su vez Alice Bailey, y el cual consiste en aceptar el concepto falso que preconiza la mayoría de las religiones de personificar a la Conciencia Cósmica, cuando esta es en realidad Universal y por lo tanto no tiene una identidad propia.)




Tercera razón

Las enseñanzas de Alice Bailey giran en torno al concepto central de la Segunda Venida de un Cristo personal, conocido como el “Señor Cristo-Maitreya” que es el “Instructor del Mundo” para la humanidad y que se dice que está preparando su “retorno” o “reaparición” en la escena mundial.

(Esa idea de que próximamente vendría el “Señor Cristo-Maitreya” lo inventó Leadbeater para querer acreditar a Krishnamurti como el nuevo Mesías. Algo que el propio Krishnamurti posteriormente rechazó, pero que Alice Bailey siguió creyendo ciegamente, y eso a pesar que el budismo y la teosofía original afirman que todavía falta mucho para la venida de un nuevo Mesías.)




Cuarta razón

Esta idea de la próxima venida del “Maestro de los Maestros” y su énfasis (incluyendo la asociación de Cristo con el Bodhisattva Maitreya de las enseñanzas budistas) se originó en 1909 por el infame y altamente controvertido Charles Leadbeater perteneciente a la Sociedad Teosófica de Adyar, y el cual admitió que había realizado actos sexuales con menores y fue constantemente rodeado por quejas y acusaciones de pedofilia durante toda su vida.

Alice Bailey era un miembro de la Sociedad Adyar y eligió hacerse de la vista gorda de los muchos escándalos que giraban sobre Leadbeater, y por lo tanto aceptó la mayoría de sus afirmaciones y “descubrimientos clarividentes” considerándolos como informaciones genuinas e importantes, e incorporándolas en su propio trabajo y enseñanza.

(Y es que aunque en su autobiografía Alice Bailey repudia a Leadbeater, la realidad es que ella se creyó lo que Annie Besant –que en ese entonces era la presidenta de la Sociedad Teosófica de Adyar– proclamaba a toda voces: que Leadbeater era un gran clarividente y discípulo del maestro Kuthumi. Y es por eso que Alice Bailey incorporó en su obra las ideas falsas de Leadbeater sin percatarse que era un embustero y demostrando con ello su propia charlatanería.)




Quinta razón

En las enseñanzas de Alice Bailey, todos los Maestros y todos los Adeptos de la Gran Hermandad son transformados en los “Discípulos de Cristo” y este supuesto “Señor Cristo” es descrito como un humano que vive en un cuerpo físico en los Himalayas y es “el jefe de todos los Maestros”.

(Cuando en realidad en la enseñanza teosófica original se explica que el jefe de los Maestros es el Señor Buda mientras que “Cristo” es la Conciencia Divina impersonal que ilumina a todos los grandes Adeptos.)




Sexta razón

Según Alice Bailey, el papel y trabajo que tuvo el Señor Cristo hace 2’000 años cuando “eclipsó al Maestro Jesús” (otro concepto inventado por Leadbeater) fue literalmente de superior y de suprema importancia. Y es por eso que en su libro “La Reaparición del Cristo” ella afirma que fue él:

-         “quien por primera vez en la historia planetaria (tan lejos como sepamos) transmitió la energía divina del amor directamente a nuestro planeta y en un sentido más definido también a la humanidad.”

Alterando así, él solo, “a toda la vida humana, sus metas y valores.”

Y también fue él:

-         “quien dio a los hombres el nuevo mandamiento de amarse los unos a los otros.”

¡Como si esto nunca hubiera sido dicho o enfatizado antes por otros grandes maestros en la historia!

(Buda lo dijo antes, Zaratustra también, Krishna también, así como una larga lista de grandes maestros. Pero los cristianos que se fanatizan, solo quieren ver a Cristo como el único guía.)




Séptima razón

Las enseñanzas teosóficas sobre el Karma y la Reencarnación fueron repetidamente enfatizadas por HP Blavatsky como de vital importancia para la humanidad, en cambio esos temas apenas reciben atención o mención por parte de Alice Bailey.

E incluso a los estudiantes de Bailey se les aconseja no preocuparse demasiado por la promulgación de tales ideas y se les informa que los maestros saben muy poco acerca de la reencarnación y que son totalmente ignorantes en cuanto a cómo funciona.

Sin embargo cuando se estudia la verdadera Teosofía nos damos cuanta que en realidad los verdaderos maestros de Shambala saben mucho sobre ese tema.

(Y esto lo pueden constatar leyendo los numerosos artículos que he escrito sobre la reencarnación y lo que sucede después de morir en donde resumo las explicaciones que dieron esos maestros y sus verdaderos discípulos, ver link.)




Octava razón

Alice Bailey afirma que la mayoría de los libros que ella escribió les fueron dictados telepáticamente por “El Tibetano” o “DK” o “Maestro Djwal Khul”, quien según ella es un alto iniciado de la Hermandad Trans-Himaláyica y discípulo del maestro Kuthumi.

Bailey dice que dicho iniciado pasó por lo que ella llama la 5ta iniciación en 1875 (el año en que la Sociedad Teosófica fue fundada) y entonces se convirtió en un maestro y adepto completo. Y ella también afirma que fue él quien le inspiró le dictó “La Doctrina Secreta” a Blavatsky.

Pero la realidad es que si bien efectivamente se sabe que el maestro Kuthumi tuvo un alumno conocido como Djwal Khul, también se sabe (y esto en base a lo que dijeron Blavatsky, Damodar y el propio maestro Kuthumi) que Djwal Khul era sólo “un discípulo de primer grado” en 1875 y ni siquiera tomó su primera iniciación hasta la década de 1880.

Y también los maestros Kuthumi y Morya declararon repetidamente que ellos junto con Blavatsky fueron los autores de “La Doctrina Secreta”.

(La idea falsa de que Djwal Khul era un maestro completo desde 1875 fue inventada por Leadbeater y no es de sorprender que también la haya retomado Alice Bailey, como también la idea errónea de que Djwal Khul era tibetano cuando en realidad era indio como su maestro.)




Novena razón

Los maestros de Shambala dejaron claro que ninguna enseñanza adicional o comunicación pública con ellos podría darse después del cierre del ciclo de 1875 a 1900, y habría que esperar hasta el nuevo ciclo de 1975 al año 2000 para poder obtener una nueva manifestación por parte de ellos. E incluso esta nueva manifestación no estaba ya determinada, sino que dependería de qué tan bien y efectivamente los teósofos, entretanto, difundirían y promulgarían la enorme masa de enseñanza y conocimientos ya dados.

Y los maestros de la Hermandad Trans-Himaláyica también dejaron claro que su enseñanza es profundamente no-teísta y pro-budista y “no conoce compromisos” y que “la Verdad es Una y no puede admitir puntos de vista diametralmente opuestos”.

Por lo tanto estos hechos invalidan automáticamente la pretensión de Alice Bailey que su enseñanza provenga de ellos, ya que los libros de Bailey se publicaron entre 1919 y 1949, y tienen una profunda connotación religiosa cristiana con un repudio velado hacia el budismo.

(El asunto de los periodos durante los cuales los maestros de Shambala se pueden manifestar, lo detallo en este artículo [link]. Y si bien los maestros muestran un gran aprecio hacia los aspectos positivos del cristianismo, también ellos explicaron que las religiones se corrompen y que la que se encuentra actualmente más cercana a la verdad es el budismo.

Y cuando analizas esas aseveraciones, te das cuenta que muy probablemente tienen razón. De ahí que los instructores esotéricos que muestran un marcado fanatismo hacia el cristianismo como lo fueron por ejemplo: Alice Bailey o Rudolf Steiner, me hacen dudar mucho de su autenticidad.)




Decima razón

Mientras que los principales libros de Blavatsky contienen literalmente miles de referencias y citas de apoyo provenientes de la religión, de la filosofía, de la literatura clásica, de la historia antigua y moderna y de la ciencia, para demostrar la intemporalidad, fiabilidad y universalidad de sus enseñanzas, en cambio Alice Bailey no contiene nada de eso.

La señora Bailey se contenta con presentar simplemente sus múltiples afirmaciones y declaraciones sobre lo que se ha descrito como “líneas de afirmación pura con autoridad implícita en el fondo” y usualmente sin la más mínima base filosófica. Y como se indica en sus notas a pie de página, la mayoría de las pocas referencias de apoyo utilizadas por Bailey son de los libros de Leadbeater y Besant.

(Ella no menciona abiertamente que le copió todas sus ideas a Leadbeater y a Besant, pero los hechos demuestran lo contrario.)




Onceava razón

Lo que Bailey realmente pensaba de Blavatsky se observa a partir de la manera en que la obra de Blavatsky es sutil (y no tan sutilmente) depreciada, minimizada, menospreciada y “corregida”, tanto en los libros de Bailey como en otras declaraciones, artículos, transcripciones de conferencias y entrevistas que Alice Bailey efectuó.

Además, las menciones por Bailey de los libros de Blavatsky NO son de las ediciones originales, sino de las ediciones “revisadas” y “corregidas” que publicó posteriormente Annie Besant, y las cuales estaban tan llenas de alteraciones deliberadas, supresiones y distorsiones, que incluso la Sociedad Teosófica de Adyar dejó de imprimirlas.

Y para el colmo, en muchas ocasiones cuando Bailey cita párrafos que escribió Blavatsky, los cita incorrectamente: quitando y añadiendo palabras y términos, lo que incluso a veces cambia todo el significado, pero sin informar de todo esto a sus lectores.

(Este mal uso de la obra de Blavatsky por parte de Alice Bailey yo también lo he notado y puedo asegurarles que si Alice Bailey hubiera realmente estudiado la teosofía original como ella pretendió haberlo hecho, se habría inmediatamente percatado de los errores y falsedades que contiene la pseudo-teosofía de Leadbeater y Besant, y por consiguiente no habría caído en el error de copiarla.)




Doceava razón

En su libro “La Reaparición del Cristo” (p. 137-159) Alice Bailey afirma que la separación entre la religión y la política deben de terminar y que el mundo de la política y del gobierno deben de ser gobernados nuevamente por la religión. Pero esta vez bajo la forma de “Una Nueva Religión Mundial” centrada en “el Señor Cristo” y la cual se encuentra descrita en los libros de Bailey.

(Y este es un ejemplo más del radicalismo religioso que Bailey muestra, queriendo regresar a una época en donde la Iglesia era toda poderosa.)




Treceava razón

En su libro “Tratado sobre el Fuego Cósmico” (p. 759) Alice Bailey afirma que el “Maestro Jesús” planea viajar a Roma para convertirse en el nuevo Papa y dar paso a una gloriosa nueva era para la Iglesia Católica.

(Vemos que Alice Bailey sigue mostrando su exacerbación religiosa. Pero los maestros explican que las viejas estructuras corrompidas tienen que derrumbarse con el tiempo para dar espacio al surgimiento de nuevas formas de espiritualidad más armoniosas.)




Y catorceava razón

En su libro “La Exteriorización de la Jerarquía(p. 491 y 495 y 548), Alice Bailey nos informa que la explosión de la bomba atómica en Hiroshima fue un día maravilloso para la humanidad porque la nueva presencia atómica en la atmósfera ayudará a acelerar el amanecer de la Nueva Era. Al grado que ese evento fue:

-         “El mayor acontecimiento espiritual que ha tenido lugar desde que apareció el cuarto reino de la naturaleza, o sea el reino humano.”
y

-         “La bomba atómica surgió del Ashram del primer rayo, el cual trabajó en conjunto con un grupo del quinto rayo; por lo que desde un punto de vista de largo alcance, su intención era y es puramente benéfica.”
y
-         “La Segunda Guerra Mundial con todos sus horrores indescriptibles, sus crueldades y sus desastres catastróficos, era sólo la escoba del Padre divino, barriendo las obstrucciones para despejar el camino para el regreso de su Hijo.”


(Sin comentarios)





CONCLUSIÓN

A partir de estos datos, no sería irrazonable sugerir que los libros de Alice Bailey tienen una triple agenda oculta, que se hace evidente después de un tiempo:

1)    Promover incansablemente el cristianismo y la segunda venida del “Señor Cristo” el cual es un ser personificado que supuestamente es “el Maestro de todos los Maestros”.

2)    Menospreciar y obscurecer a Blavatsky y a los verdaderos Maestros Transhimaláyicos, así como tergiversar las verdaderas enseñanzas que nos dejaron.

3)    Atrapar a los estudiantes desprevenidos en un laberinto de enseñanzas aparentemente altamente complejas con diagramas y diagramas, listas y listas. Pero que realmente no significan ni dicen casi nada. Obstaculizando así la utilidad y potencialidades de las personas que podrían ser de gran servicio a la causa de la teosofía genuina, y a través de ello, a la humanidad.


Por otra parte, el Movimiento que generó Alice Bailey, ya sea en forma de organizaciones oficiales tales como la Lucis Trust, la Escuela Arcana, la Buena Voluntad Mundial y sus grupos afiliados, o ramas y grupos afines como lo es la Federación de Morya, no es más que una propaganda cristiana deliberada (con una apariencia de esoterismo) la cual es llevada a cabo de una manera muy jesuita.

Muchos de los más devotos partidarios y defensores del Movimiento de Bailey pueden no darse cuenta de esto y ciertamente no lo admitirán, pero esto no altera los hechos.

Además, el cuartel general de la Lucis Trust estuvo durante muchos años en la sede mundial de la ONU (en la Plaza de las Naciones Unidas de Nueva York) y hoy es miembro del Consejo Económico y Social de la ONU con el que tiene un estatuto de consultivo. Y también la Lucis Trust creó y mantiene “La Sala de Meditación de las Naciones Unidas” en la sede mundial de la ONU.

Lo que hace que la situación sea aún más perturbadora.

Por lo tanto os digo:

¡Que la Verdad prevalezca!









No hay comentarios.:

Publicar un comentario